Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

26
Oct
2007

Alzheimer.

1 comentarios

Hoy quiero hablar de las madres, sí de nuestra madres, esas mujeres que nos han transmitido la fe, y que nos aguantan todo lo habido y por haber, que son comprensivas y sacrificadas, y que sienten, bueno..., es dificil entender lo que siente si no se es madre.

 La madre es como el ejemplo de 1Cor 13, cree en todo, ama todo, lo disculpa todo, su amor no tiene limites y es desinteresado completamente. Por eso, y quizás conmovida por la noticia de Maragall, el político, con su enfermedad de Alzheimer, igual que Suárez, y otros muchísimos desconocidos, pero que tenemos cada uno en nuestra familia, pienso, en las madres que sufren esta enfermedad, y que no reconocen a los hijos, que son ellas hijas y dependientes, de todo cuidado. Es durísimo para cualquier esposo/a,o hijo/a, esta enfermedad.

Pero aún voy más lejos, en los Conventos también hay monjas que la tienen, y no nos unen lazos de sangre sólo Espíritu, y entonces ves palpables las palabras de Cristo: "Lo que hicisteis con uno de estos "pequeños"... A mi personalmente se me han ido dos hermanas así. Sabes que aunque estén contigo, ya no están, y meditas y piensas. Y das gracias a Dios por poder estar con ellas, como niñas, (aunque más desobedientes). Y mirás hacia atrás y ves que en la vida sólo Dios, Cristo como hombre que ha pasado por todo lo nuestro, da fuerza, sentido, y valor para afrontarlo. Y de verdad crees en las entrañas de misericordia, y en sentirte que son ellas o ellos, ( si es en el convento de los frailes), los que te dan la oportunidad para poder Amar, y tener caridad, son ellos, y ellas los que te están dando la "lección" de caridad te dicen con la mirada: ¡Ámame!

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Anónimo
27 de Octubre de 2007 a las 22:03

Muy acertado tu blog, Lola. Es difícil vivir con una persona con esta enfermedad. Debe ser un constante ejercicio de paciencia. Hay tantos huecos en esa memoria que mantener la vida en una línea de normalidad suele ser la excepción. Consuela pensar que esas personas nos ayudan a los que estamos aún 'enteros' a realizarnos, lo mismo que ellas nos ayudaron en otro momento a hacernos cuando, siendo niños, nos ofrecieron lo mismo que nosotros podemos ofrecerles ahora: carño, comprensió, amor. Solo dando y recibiendo podemos 'hacernos' de verdad.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo