Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

30
Jul
2017

Cruz y Descanso

1 comentarios

 

     No hay una cruz igual para todos, pero sí hay una cruz inevitable para cada uno en el seguimiento de Jesús.

   La vida tiene un peso que no se puede evitar, pero además este peso se agrava por la forma de vida que la humanidad se ha dado a sí misma a lo largo de la historia. No sabemos vivir entre nosotros sin cargar sobre los otros el peso de nuestros miedos y pecados y los otros no saben vivir sin cargar el peso de sus miedos y pecados sobre nosotros.

 

Jesús invita a revertir la situación.

Nos pide que en vez de cargar nuestra soledad, nuestro dolor, nuestra impotencia en forma de agresión sobre los demás la vayamos diluyendo en una entrega a Dios que a su tiempo las disolverá (Mc 15, 34-36).

Y en vez de reaccionar contra los que nos cargan con su pecado, aceptarlo como el precio para llamarlos humildemente a conversión (Mt 5, 38-45/Rom 12, 14-21).

 

Posterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
María
3 de Agosto de 2017 a las 13:43

¿Qué sería de la vida, sí no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo..?
Nuestra cruz a de ser Gloriosa.
Cristo a resucitado.
FELIZ VERANO!!

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo