Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

28
Jun
2009

Despedida

1 comentarios

Al terminar el año Paulino, tenemos una carta, de esta Comunidad para todos nuestros hermanos que predican, dando su vida, su tiempo, su fe y amor por todas y cada una de las Comunidades.

 

De la Comunidad de Dominicas, Toro.

 

En Dios Padre y en el Señor Jesucristo a vosotros gracia y paz.

    Después de leer atentamente vuestras cartas y meditarlas en el interior, damos gracias a Dios Nuestro Padre por el apoyo que nos manifestasteis; es verdad que nos esforzamos por mantener la fe, queremos ser constantes en el trabajo tan difícil de cumplir la caridad y sobre todo no perder la esperanza en Jesucristo Nuestro Señor.

Al abrazar la Palabra de Dios transmitida por medio vuestro y hacernos imitadores vuestros y del Señor nos han venido muchas tribulaciones, pero el gozo en el Espíritu Santo es nuestra fortaleza. Ojalá  fuese verdad que pudiéramos ser un modelo para nuestros hermanos  del mundo entero, pero más bien queremos que ellos, como nosotras, recibamos la fuerza de lo Alto para vencer todas las insidias del enemigo, dejar de una vez por todas los ídolos y servir con verdad al Dios vivo y verdadero...

 

Vuestra venida a nosotras ha fructificado y de sobra sabemos que vuestra predicación no procedía de motivos turbios, era imperativo para comunicarnos el Evangelio de Dios. En eso vemos el Amor que nos tenéis y seguís teniendo, pues no solamente el Evangelio, sino hasta vuestras propias vidas nos hubieseis entregado en caso de ser necesario, como bien lo tenemos comprobado. Siguen resonando en nuestros corazones vuestras exhortaciones, también releemos vuestra carta para refrescar nuestra memoria y vivir de una manera digna de Dios que nos ha llamado al Reino y Gloria. En el corazón siempre os tenemos presentes. Seguimos rezando para que Dios nuestro Padre y Jesucristo Nuestro Señor nos concedan gracia y paz

 Que nuestras vidas puedan ser la CARTA DE CRISTO, su gloria y su gozo hasta encontrarnos, fortaleciéndonos en la fe y en el Amor de Dios. Saludos a todos los hermanos: la gracia y la paz, y la serenidad en el espíritu esté con vosotros, PAZ.

 

 

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
FRAY BENITO.OP
1 de Julio de 2009 a las 19:19

Mis queridas hermanas de Toro,querida Lola.quisiera poderos nombrar a todas por vuestro nombre;sentiros cada una de vosotras saludadas personalmente.Leo con atención lo que escribe Lola,por que es el único contacto que tengo con las hermanas Contemplativas ( no me gusta el nombre de clausura).

Hermanas de Toro,yo tambien quisiera escribiros una carta parecida a la vuestra,pero no me sale. He estado muchos años dando clases de religión y otras materias y confrecuencia les explicaba a los chicos la lección inventándome una historieta. Esta es para vosotras:

Un anacoreta tuvo visita de dos viejas amigas.Intentaron celebrar la fiesta de San Juan,pero....no pudieron hacer hoguera.¿Qué se puede quemar en el desierto? Eso sí,las chuletas de saltamontes estaban buenísimas....Luego se pasearon en camello por todos los rincones del desierto....Con todo ese jaleo quedó abandonado el discípulo del anacoreta.....Viéndole triste el Anacoreta le dijo:
-Perdona por este desorden. A partir de ahora prometo dedicarme más a ti y tener más aseada la cueva....¿Tienes algo que preguntarme?
El discípulo respiró tranquilo y dijo:
-Mientras te paseabas por el desierto en camello yo meditaba sobre la condición humana...Comemos,dormimos,cubrimos nuestras necesidades...y nos falta algo.
Leemos,meditamos,pensamos...y sigue faltándonos algo.Elaboramos proyectos,nos dedicamos a los demás....y nos seguimos sintiendo vacíos...¿Qué es lo que nos falta?
Sonrrio el anacoreta y respondió:
-Lo esencial: encontrar el sentido de nuestra vida.

.

Miró a los ojos del discípulo y añadió:
-Lo importante no es lo que hacemos,sino saber exactamente por que lo hacemos...Encontrar el sentido a la vida.
-No se trata de hacer grandes cosas ni de hacer muchas cosas...Se trata de saber por qué las hacemos... de cuál es la función de nuestra vida: Un humilde fraile orgulloso de abrir la puerta y asume que esa es su finalidad en este mundo,puede ser más feliz que un Doctor que se pasea como un pavo real por el claustro. Yo quiero abrir la puerta con una sonrrisa al que llama,escuchar con atención y cariño lo que dice y sea como sea, saber decirle que Dios le ama.
Que paseis buena tarde, no paseis calor y si queda un poco de tiempo pedidle al Señor que me enseñe Amar a Todos. FRAY BENITO,OP

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo