Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

16
Ago
2008

Escuchar el silencio

2 comentarios

Sí, realmente las monjas contemplativas somos privilegiadas...

Todos los días a la 6 y media de la madrugada,disponemos de ¡una hora completa! para la oración. Que no es otra cosa más que escuchar el silencio.

Sentadas, con los ojos cerrados y los oídos abiertos -mucho más el corazón- , sólo se oye el discurrir del agua del Duero a nuestros pies... Poco a poco amanece, y empieza el canto de los pájaros, la luz del alba anuncia el del nuevo día. A veces los ladridos de los perros; pero estos "ruidos naturales" son la mejor  envoltura del silencio. Es la armoniosa melodía  del mundo que empieza a desperezarse.Y uno se adentra en el misterio de la vida, porque el silencio nos conduce a lo esencial, hacia la fuente de la vida que bulle mansa y tranquila en nuestro interior. Nuestra interioridad -todos la tenemos- es un terreno escondido , una perla preciosa, y el camino para llegar a ella es el silencio. Aquí está la "profundidad", desaparece el estrés, la angustia, la depre, los traumas porque entramos en contacto  con nosotros mismos , o sea, conla chispa divina  que nos habita.

Estos dias de vacaciones pueden ser un tiempo privilegiado para hacer esta experiencia: sertirnos privilegiados, hacernos UNO  CON EL UNIVERSO, CON NUESTRO MUNDO, CON LA NATURALEZA . CON LOS HOMBRES, CON NOSOTROS MISMOS, CON DIOS ¿nos atrevemos?

Si todos escuchásemos más el silencio, dejaría de oirse el ruido de las bombas y la violencia.       ¡FELICES VACACIONES!

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Pedro Pablo
17 de Agosto de 2008 a las 15:03

Nos alegran vuestras vacaciones, vuestra escucha del silencio y de la Palabra, del despertar del día y de los gemidos de los hombres, que de todo hay en esta vida.
Un privilegio de pocas personas, pero que muchos, si quisieramos, podríamos adquirir. Esto es gratutito, sólo hace falta querer.

2
jorge4
24 de Agosto de 2008 a las 01:31

Hola Sor Maria. ¿Como va? Espero que bien.

Me llamo Jorge y soy malagueño.

El otro día, y en un programa de radio, escuche una entrevista que te hicieron.

La verdad me pareciste una persona muy normal y simpatica, pero me llamo la atención la forma de vida...mas que la forma la filosofía de vida.

Hay algunas cosas que no comprendo bien, como por ejemplo la necesidad de el claustro para la búsqueda de Dios. No soy un gran estudioso de las escrituras pero lo poco que se y fijándome en la figura de nuestro Señor Jesucristo, el buscaba el silencio en los momentos de oración pero el resto de su vida vivió y busco a Dios en los problemas de los seres humanos. Se acercaba a la gente y era con ellos donde se sentía mas cerca del Padre.

Recuerdo cuando era pequeño, que compraba recortes de obleas en un Convento de Clausura y nunca vi el rostro de la persona que me las servía. Esto me impresionaba bastante, ya que mantenía un contacto no físico, no psiquico y tampoco espiritual con esta monjita, que se limitaba a servirme los recortes de oblea. La verdad me impresionaba mucho...

Como hombre que vivo en el mundo entiendo y comparto contigo lo que expones en tu escrito: "Aquí está la "profundidad", desaparece el estrés, la angustia, la depre, los traumas porque entramos en contacto con nosotros mismos , o sea, con la chispa divina que nos habita."

Y lo entiendo por que estoy inmerso en ese caos que describes.

Bueno esto no da para mas...ya nos "veremos". Un saludo de Jorge.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo