Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

15
Mar
2012

Reflexión espontánea

3 comentarios

¡Cuánto cuesta!, vivir realmente coherentes con la vida que aconsejamos; es la mejor para los demás.
Vivimos en un mundo que tendría que ser no sólo pura comprensión, compasión y misericordia, y lo único que hemos conseguido es crispación, violencia verbal, y desinterés por los otros.
Es verdad que somos débiles, pero ¿y si alguien en algún momento se pudiese poner en los zapatos del que está al lado?
Nuestra vida comunitaria tiene una cosa muy buena, ante todo tratar de vivir en fraternidad, pero muy dura porque a través del tiempo se va acentuando los caracteres de cada uno de los miembros, y a veces no se superan fácilmente.
¡Quería decir solo lo que era para mí la C de cuaresma, pero sin querer estoy escribiendo algo que vibra en mi corazón.
Siguiendo la carta de cuaresma del Papa para los creyentes, habla con “ces”. Por ejemplo: comprender, crecer, callar, corregir, contrastar, creer, caminar… y un largo etc., que he ido entresacando. Pero me llama la atención las palabras exigentes que se nos dice.”Este mundo exige de los cristianos un testimonio renovado de amor y fidelidad al Señor, todos han de sentir la urgencia de ponerse a competir en caridad, servicio y buenas obras”.
Esa es la verdadera mirada de Dios, desde el corazón de cada hombre para los demás.
Es más fácil mirar así al que tenemos lejos, que al que está junto a uno día a día , codo con codo,
Y luego… andamos siempre con la dichosa C de la crisis, cuando realmente vamos teniendo un corazón en crisis,
La nuestra es más aguda, porque no es material, sino interna en el mismo centro de nuestro ser. Quizás esta cuaresma está caracterizada por la Crisis; hace que nos sintamos fríos como con una verdadera muerte, la alegría se apaga, todos vivimos tan ocupados, que lo principal que es “perder” el tiempo con los más cercanos se nos ha hecho lejano. Padres con hijos, hermanos con hermanos, y en nuestra vida religiosa, como diría Merton pequeñas islitas, que tratan de unirse; incluso la propia persona vive en esa dicotomía.
¡Paremos! .No quiero más que lo que Dios quiere, que seamos felices en libertad, y no manipulando e imponiendo.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
cpagaza
1 de Abril de 2012 a las 20:14

y lo unico que hemos conseguido...totalmente de acuerdo y yo añadiria desconfianza y mentira
todo ello nos lleva a conseguir objetivos no se de que tipo pero la parada es en seco
todavia existen personas que solo con su mirada transmiten el mayor de los testimonios de cercania ,comprension,cariño todo un encanto de realidad en hacer presente a Dios de esa particular manera

2
maría
12 de Abril de 2013 a las 13:10

El primer don del Espíritu Santo es la autocrítica.
Y asi avanzaremos diciendole al hermano.
Necesito de ti,necesitas de mí. Si estas solo,y caes,temo que nadie te levante.

3
maría
23 de Junio de 2013 a las 15:35

Solidaridad Fray Martin con MAYUSCULAS! No solo en vacaciones o en verano sino tambien en cualquier proyecto. Si no lo hacemos Mataremos al Espíritu Santo

Nuestro Padre el Dios de Jesús cuenta con nosotros y nos valora,no dejemos de hacer lo mismo nosotros, contemos y valoremos a la persona aqui empieza la verdadera SOlLIDARIDAD.....un saludo a Fray Estevan

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo