Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

6
Sep
2018
Sobre la santidad "pequeña"
1 comentarios

 
"Nuestra vida no es algo que le preocupe para nada al hombre actual. Está completamente perdida en abstracciones. La tragedia del hombre moderno es que su creatividad, su espiritualidad y su independencia contemplativa están sofocadas por un super ego que se ha vendido a la tecnología”.
 
El Papa ya lo indica en la Exhortación sobre la Santidad, pero ya personalmente antes, me gustaba percibir familias que se cuidan con amor, hombres y mujeres que trabajan para que la casa sea un lugar donde haya alegría que aun estando enfermos , los y las consagradas ancianas que siguen sonriendo y sosteniendo con esa sonrisa la sencillez de la verdad en la vida .
Me gusta ver la vida sin parafernalias que nos distraigan, niños, bebés felices.
Una constancia por seguir adelante, los “santos de la puerta de al lado”, pequeños y mayores que muestran la presencia de Dios. estos son los que alientan en la debilidad, las dudas, hacen que levantemos los ojos al Crucificado y digamos: Soy una pobre, pero tú siempre puedes hacerme un poco mejor, entonces la santidad hará que crezca en los pequeños gestos.
 
Veo con alegría la oración de T.Merton “… Guíame y hazme desear ser de nuevo santa, aún en medio del desaliento, cansancio ,y a veces hasta la desesperación por no comprender.
Quiero obrar de acuerdo con tu amor, no te pido más que misericordia y siempre a tu lado.”

Ir al artículo

24
Jun
2018
Silenciosa y sugerente
1 comentarios

Podría empezar este post de muchas maneras, sin embrago solo diré:

Tu palabra me da vida.

En el rezo diario, en la oración meditada y en los momentos del día a día, veo cada vez más el gran abismo de la Palabra con las palabras que nos llegan de las noticias.

Tocan y se va en un rápido <chasquido de dedos>

Repite, repite, repite. Escucha, escucha, escucha.

Deja que Dios te golpee delicadamente con su Palabra y modele tus sentimientos y tus acciones, tu mirada y tu esperanza.

Acercarte a la Palabra de Dios despacio, como un ciego que comienza a leer en ‘Braille’.

Ir poco a poco, por pequeños fragmentos.

Tocarla despacio, sentir su hondura, entrar en su profundidad.

  • Alegraos, enmendaos, animaos; tened un mismo sentir y vivid en paz. Y el Dios del amor y de la paz estará con vosotros (2 Cor 13, 1)
  • Enséñame tu camino para que siga en tu verdad; mantén mi corazón entero en el temor de tu nombre (Sal 86, 11)
  • Dejad de denigraos unos a otros, hermanos. Uno solo es el legislador y el juez, el que puede salvar y destruir. ¿Quién eres tú para juzgar al prójimo? (Sant 4, 11-12)
  • Si hay entre los tuyos un pobre, en tu ciudad, en esa tierra que te dará el Señor, tu Dios, no endurezcas tu corazón. Abre la mano y préstale a la medida de su necesidad (Dt 15, 7-8)
  • Todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, todo lo que es virtud, tenedlo en cuenta, y Dios estará con vosotros (Flp 4, 8)
  • No devolváis mal por mal o insulto por insulto; al contrario, responded con una bendición, porque para esto habéis sido llamados: para heredar una bendición (1Pe 3, 9)
  • No seamos presumidos, provocándonos y envidiándonos mutuamente. Arrimad todos el hombro a las cargas de los otros, que con eso cumpliréis la ley de Cristo (Gal 5, 26; 6, 2)
  • Esto es lo que el Señor desea de ti: que defiendas la justicia, ames la honestidad y camines con humildad (Mi 6, 8)
  • Defiéndeme, Señor, de los que tienen la mentira en su boca y no les importa jurar en falso (Sal 144, 11)

Bueno después de estos versículos que ofrezco tímidamente como ejemplos, creo que ahora comprendo: “Estamos en el mundo sin ser de él” .No te bloquees , con los Ojos de Dios se observa el mundo mucho mejor.

<<<Todo lo que se parece a la realidad es pura coincidencia>>>.

 

Ir al artículo

6
Abr
2018
El manantial de la resurrección
1 comentarios

   Todos estamos habitados en el fondo más recóndito de nuestro ser por una presencia de Vida que al brotar nos crea, nos alienta y nos abre de continuo a la esperanza.
Sin embargo, a partir de un determinado momento, dejamos de creer que es así, dejamos de ser esos niños que se fían de su permanente fluir de la vida.
Olvidamos lo más profundo de nuestro ser y nos volcamos hacia lo que tenemos a mano, lo que pareceríamos poder dominar como si en ello estuviese el manantial que los golpes y la oscuridad de la vida nos ha ocultado.
Por eso vivimos desesperados pues nos agarramos a lo caduco como si de ello pudiéramos sacar el agua de la vida.
Almacenamos así desesperación y contaminamos nuestro corazón, con un egoísmo que intenta succionar la realidad para vivir, sin nunca conseguirlo.
La resurrección de Cristo vuelve a dar a nuestros ojos la mirada de los niños, sin ser infantiles, sin negar la realidad de muerte y oscuridad, si es que queremos mirar y ver, ver y creer.
Jesús resucitado nos muestra cómo su cuerpo, que pereció en una cruz, fue transfigurado por este Manantial paternal que nunca se agota.
No le hizo falta creer en la resurrección, le bastaba creer en este Padre eternamente dador de vida que le habitaba. Confiando en Él sus ojos podían ver los brotes de eternidad en el mundo de los lirios caducos y los pájaros mortales, en la moneda insignificante de una viuda generosa, en la atención de un samaritano a un desconocido…
 

Ir al artículo

15
Mar
2018
Las monjas lloramos también
2 comentarios

¿Se puede ver la grandeza de Dios en la creación cuando nuestros ojos están cegados por el dolor?
Cuando nos dijeron la noticia de la desaparición del niño del Armería y su muerte ha hecho que estuviésemos pendientes de ello, día tras día hemos tenido presente al niño en nuestra oración a él, a sus padres, a la familia, y poco a poco hemos ido conociendo (en nuestro caso, ya que no vemos las noticas todos los días) detalles de su vida.
Al enterarnos de su muerte, hemos ofrecido tanto dolor al Señor, pero… nos ha hecho llorar su madre.
Madre que en sus rasgos hay tristeza pero limpios de venganza o rencor (Bienaventurados los limpios de corazón).
Si la cara es el espejo del alma, la de esta esta madre es de una generosidad sin límites.
Cómo acaricia la pena de otros que llegaban a ella, cómo consuela a su exmarido y sobre todo las palabras sencillas que han salido de su boca, han hecho que las monjas lloren; las monjas lloramos también.
Las monjas lloran con los que lloran, oramos para poder reír con los que ríen y para que nuestro corazón, sólo porque “conocemos a Dios”, se nos vuelva como el de la madre limpio,  que barramos el mal que no hace más que generar otro mal y sólo oigamos, sintamos y veamos la bondad de las personas.
Nadie está obligado a creer, como tampoco a amar y, sin embargo, son la fe y el amor las únicas realidades que nos ayudan a vivir con esperanza en este “valle de lágrimas”.

 

 

Ir al artículo

30
Dic
2017
Curas ¿para qué?
1 comentarios

 
Curas, ¿para qué?
Difícil pregunta que casi nadie se atreve a responder por miedo a los juicios de los otros, a caer en la propia hipocresía o a enfrentarse con la cruda realidad de los hechos que parecen contradecir las teorías.
¿Quién responderá entonces? Porque sólo contestando a esta respuesta encuentra sitio su vida en el mundo.
Quien dice necesitar un cura no es extraño que después no quiera hacerle mucho caso o tenga que cargar con sus manías, torpezas o pecados, y sin embargo...
Quien dice querer ser cura no es extraño que al poco tiempo le espante la tarea, le abrume la confianza en él depositada o le avergüencen sus propias contradicciones, y sin embargo…
Y Dios, que parece necesitar a los curas, no es extraño que tenga que utilizar (la Escritura está llena de ellas) terribles palabras de juicio sobre ellos hasta dar la sensación de puro arrepentimiento, y sin embargo…
Quizá haya que empezar un poco antes. Y percibir que existe una Palabra que todos buscamos, una Palabra que nutre el corazón con la fe necesaria para ponerse en pie, con la esperanza necesaria para caminar hacia el futuro, con el amor necesario para saciar las fatigas del camino. Que existe una Palabra pronunciada desde el cielo y que tomó cuerpo en la tierra.
Una Palabra que de cuando en cuando dice tú eres mío, sólo mío, y alguien siente que su boca está hecha para ella, que su alma no puede contenerla en su fuerza de vida, que su vida no puede no hacerla celebración y destino común.
Entonces es a esta Palabra a la que hay que preguntar, ¿por qué un cura?Pero ella no responde, sólo dice acógeme de sus manos y su boca, hazme uno con tu cuerpo, ayuda a que me encarne santa en todos y para todos.
La pregunta se convierte entonces en alabanza: Por Cristo, con él y en él…, y todos aclaman a una su salvación: Amén.Aún así todavía vamos de camino hacia nosotros mismos, con el polvo pegado a nuestros pies.

Ir al artículo

24
Oct
2017
El Tiempo de la vida
1 comentarios

Parece que fue ayer cuando comenzaba a escribir en este blog “Con otros ojos”y ya han pasado 10 años.
Ahora creo ha llegado el momento en que otras hermanas también participen, en él y la mirada femenina, de mujer consagrada en el claustro como contemplativa pueda seguir expresándose de distintas maneras, la mirada será la forma en que cambie, no los hechos o la vida.
Me llevo un corazón esponjado, gracias, gracias a todos los que me habéis “sufrido”, os llevo muy dentro sabiendo que en la oración ante la Presencia de Dios estáis ahí conmigo.
Todo está en tus manos,
Todo está envuelto en tu presencia,
Todo alcanza gloria en ti.
Se disuelve el mal al contacto con el misterio de tu ser; el amor se alcanza a sí mismo en tu encuentro con la vida; y hasta los contrastes disonantes se hacen música si tú diriges sus caminos.
La velocidad se detiene a descansar y el stress se disuelve en el baile lento de tu abrazo.
Todo está en tus manos, nada temo.
Todo es atraído por tu llamada, nada nos detendrá.
Todo nace de tu aliento siempre atento al que quiere respirar tu voluntad.
Todo es tuyo, en ti vivimos, nos movemos y existimos.
Silencio y unificaciónde la persona en una sola aspiración.
Silencio en infinidad de expresiones, pero su Misterio La Palabra hecha carne.

Ir al artículo

31
Ago
2017
Vivir, sencillamente vivir, en las manos de Dios
1 comentarios

Proverbios 30, 7-9:
Señor mío, dos cosas te he pedido, no me las niegues, Señor:

Aleja de mí falsedad y mentira; no me des pobreza ni riqueza, asígname mi ración de pan; pues, si estoy saciado, podría renegar de ti y decir: «¿Quién es Yahvé?”, y si estoy necesitado, podría robar y ofender el nombre de mi Dios.

Aleja de mí falsedad y mentira

El autor del texto pide en primer lugar que Dios le proteja de la mentira que engaña el corazón.

Pregunto, cuáles son los deseos que habitan mi corazón, pero no me atrevo a ponerlos delante de Dios.

Escucha esta palabra de Dios que san Pablo nos ofrece para que confiemos:

El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos pedir como conviene; pero el Espíritu mismo intercede por nosotros.

Dios mismo conoce cuál es la aspiración del Espíritu en nosotros, nuestra propia vocación.

Pídele al Espíritu de Dios que te ayude a ser sincero contigo mismo y con Dios, que te libre de la falsedad y la mentira. Pide no esconder nada en su presencia.

Pídele que te ayude a querer lo mejor para ti, aunque conlleve esfuerzos.

Pídele que te enseñe a querer lo mejor sin engañarte; que no te deje caer en la mentira que enreda la vida y tantas veces nos hace renunciar a lo más valioso que tenemos.

Pon  tus deseos en manos de Dios y pide al Espíritu de Dios que dirija tus pasos por el verdadero camino para tu vida.

No me des ni riqueza ni pobreza

El autor del texto ve en la riqueza una causa del abandono de Dios: Si estoy saciado podría renegar de ti ¿Piensas que cuando se tiene más dinero se confía menos en Dios creyendo que uno puede controlar toda su vida sin problemas?

¿Has sentido alguna vez que la riqueza o la comodidad y las posibilidades que da te alejan de vivir cristianamente?

No podéis servir a Dios y al dinero.

El autor sabe también que la pobreza puede hacer desesperar al hombre

y hacerle renegar de Dios y alejarse de sus mandamientos: Si estoy necesitado, podría robar y ofender el nombre de mi Dios.

Quizá no sea siempre así, pues muchos pobres son ejemplarmente fieles a Dios, ejemplos de vida sencilla y confiada.

Pensemos en los que desesperan., porque no encuentran ayuda para no dejarse llevar por el mal. Y demos gracias por las riquezas que hemos recibido en la vida, por haber tenido una vida alejada de esa pobreza que pesa sobre tantos que viven bajo el peso de una miseria inhumana.

Por eso me gusta reencontrarme en la oración con la de Santo Tomás Moro:
(Ministro de Enrique VIII y Santo mártir de la Iglesia)

Dame, Señor, un poco de sol, algo de trabajo y un poco de alegría.

Dame el pan de cada día, un poco de mantequilla, una buena digestión y algo para digerir.

Dame una manera de ser que ignore el aburrimiento, los lamentos y los suspiros.

No permitas que me preocupe demasiado por esta cosa embarazosa que soy yo.

Dame, Señor, la dosis de humor suficiente como para encontrar la felicidad en esta vida y ser provechoso para los demás.

Que siempre haya en mis labios una canción, una poesía o una historia para distraerme.

Enséñame a comprender los sufrimientos y a no ver en ellos una maldición.

Concédeme tener buen sentido, pues tengo mucha necesidad de él.

Señor, concédeme la gracia, en este momento supremo de miedo y angustia, de recurrir al gran miedo y a la asombrosa angustia que tú experimentaste en el Monte de los Olivos antes de tu pasión.

Haz que a fuerza de meditar tu agonía, reciba el consuelo espiritual necesario para provecho de mi alma.

Concédeme, Señor, un espíritu abandonado, sosegado, apacible, caritativo, benévolo, dulce y compasivo.

Que en todas mis acciones, palabras y pensamientos experimente el gusto de tu Espíritu santo y bendito.

Dame, Señor, una fe plena, una esperanza firme y una ardiente caridad.

Que yo no ame a nadie contra tu voluntad, sino a todas las cosas en función de tu querer.

Rodéame de tu amor y de tu favor.

Ir al artículo

30
Jul
2017
Cruz y Descanso
1 comentarios

 

     No hay una cruz igual para todos, pero sí hay una cruz inevitable para cada uno en el seguimiento de Jesús.

   La vida tiene un peso que no se puede evitar, pero además este peso se agrava por la forma de vida que la humanidad se ha dado a sí misma a lo largo de la historia. No sabemos vivir entre nosotros sin cargar sobre los otros el peso de nuestros miedos y pecados y los otros no saben vivir sin cargar el peso de sus miedos y pecados sobre nosotros.

 

Jesús invita a revertir la situación.

Nos pide que en vez de cargar nuestra soledad, nuestro dolor, nuestra impotencia en forma de agresión sobre los demás la vayamos diluyendo en una entrega a Dios que a su tiempo las disolverá (Mc 15, 34-36).

Y en vez de reaccionar contra los que nos cargan con su pecado, aceptarlo como el precio para llamarlos humildemente a conversión (Mt 5, 38-45/Rom 12, 14-21).

 

Ir al artículo

11
Jun
2017
Proyecto: Oración
4 comentarios

Orar la propia oración

Estoy aquí, solo ante ti, y estoy encantado porque tú me ves aquí. Pues aquí -eso creo- es donde quieres verme y donde me ves.

Estar aquí es la respuesta que me has pedido a algo que no he escuchado con claridad, pero he respondido…Me has llamado aquí para que una y otra vez nazca en el Espíritu como hijo tuyo. Una y otra vez nazca a la luz, a la fe, a la conciencia, a la gratitud, a la pobreza,a la presencia y a la alabanza.

Oración de Dios en ti

Asómbrate por las cosas que están ante ti, haciendo de esto el primer paso hacia un conocimiento más profundo (S. Clemente de Alejandría)

Párate delante de las situaciones tal y como se den en tu impulso hacia la vida, la pequeña esperanza que te hace volver a la vida cada día con fuerza…

Tu anhelo de amor, de afecto, de ternura…

Tu preocupación por hacer bien las cosas sencillas, lo que apenas verá nadie, y en ello tu búsqueda de la armonía…

Tu voluntad de ser amable, generoso, agradecido, comprensivo con los demás…

Tu alegría con y por lo bueno, lo bello, por la amistad, por la resolución de los problemas sean cuales sean y de quien sean…

Tu intento de no dejarte llevar por lo peor (más allá de que lo consigas o no)…

Tu dolor por el sufrimiento del mundo y tu rabia por la banalidad, la injusticia, lo mal hecho…

Todo ello, de una manera u otra, es obra del Espíritu en ti, un Espíritu que quiere hacerte gustar la vida misma de Dios prefigurada en la justicia, la belleza, el amor, el perdón, la armonía…

Por tanto…Aunque sientas que tu oración es muy pobre, Dios sigue en ti moviendo tu interior hacia sí, hacia el cumplimiento de tu vida y de la vida del mundo en Él...da gracias.

Ir al artículo

14
May
2017
El espacio en el que nos sitúa la vejez
1 comentarios

 “Cuando tenemos la experiencia ya no tenemos fuerzas para emplearla, y ya no nos sirve porque  ha  pasado  su  oportunidad”.

La  vejez  nos  sitúa  ante  la indisposición de nosotros mismos por  la quiebra de nuestra creatividad eficiente  justo en  el momento  cuando  ésta podría  enraizarse  en una  lucidez que  la hiciera  realmente fecunda al no entretenerse en caminos sin salida.

La vejez puede así ser el lugar de la memoria que une a las generaciones en la transmisión de  la  sabiduría.

La vida puede  engrandecerse pasando de mano  en mano.

Cuando  unos  entregan  el  aliento,  otros  pueden  quedar  alentados. De  esta manera,  la vejez de los otros puede ser un lugar de escucha y acrecentamiento de una sabiduría aún inexperta y,  por eso, el lugar propio de la acción de gracias que reconoce que la vida es dada, que nos llega de otros.

La vejez de cada generación es, en medio de la sociedad, el lugar  donde  ésta  puede  acoger  agradecidamente  la  vida  y  asentarse  sobre su  verdad fundamental.

Por otro lado, la vejez propia es uno de los lugares donde la gratitud aparece como posibilidad radical, ya que la persona anciana está invitada a entregar su vida en manos de los otros ya del todo. - desde su cuerpo físico hasta sus obras, ideales... que quedan a merced de los demás-  Se requiere confianza, es el último momento antes de la muerte en el que el hombre  se decide a  sí mismo enrocándose desconfiada  y arrogantemente  (el enfado  continuo  es  el  síntoma)  u  ofreciendo  lo  hecho  sin  imposiciones  como  regalo incondicionado y último.

Ir al artículo

Posteriores


Suscripción

Suscribirse por RSS

Archivo