Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

19
Oct
2007

Alegría

1 comentarios

Aceptar las críticas es sabiduría y terapia, pero hay que confiar, quien no confía no se comunica, no se relaciona, y además la desconfianza es falta de fe, primero en uno mismo, en los otros y en Dios.

Pero sobre todo quiero hacer hincapié en que nos falta buen humor, sentido del humor, la risa, la alegría ¿no es algo que ahora se utiliza la risoterapia? Hasta los niños están tristes, unos porque tienen de todo, otros porque no lo tienen, quieren jugar y en las guerras (solapadas) les dejamos minas que les destrozan..., ¿entonces? La sociedad  nuestra no es mejor ni peor que en otros tiempos, sólo cambian las circunstancias, las personas, los valores, pero busquemos la bellezaque no es un atributo de las cosas en sí. Sólo existe en la mente del que la contempla.

Por eso cuando se habla de las apariencias quiero terminar cona frase  de la Madre Teresa de Calculta: "Una de las grandes enfermedades es no ser nadie para nadie" y yo quiero parafrasear: Sí somos para Dios porque somos seres sagrados.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
26 de Octubre de 2007 a las 14:22

Querido Sor María Dolores, ayer varios nos contagiamos del chorro de alegría que dimanaban los rostros de una cincuentena de dominicas contemplativas en el monasterio de Monte Sión en Esplugas de Llobregat. Se habían congregaado para iniciar un viaje de peregrinación a Roma con motivo de la beatificación de Sor Josefina Sauleda, una monja nacida en san Pol de Mar y mártir en el verano del 36. El obispo habló de los dos carismas más genuinamente cristianos en los inicios de la Iglesia, el martirio y la consagración virginal. Se anudaban en la dominica martirizada. La alegría que se veía en el coro era la alegría de la Resurrección. Muerte, ¿dónde está tu victoria? Gracias, madres dominicas.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo