Logo dominicosdominicos

Blog Con otros ojos

Sor María Dolores Pérez Mesuro

de Sor María Dolores Pérez Mesuro
Sobre el autor

23
Dic
2009

ILUSIÓN Dios BEBÉ

3 comentarios

Cuando era pequeña, para mi este tiempo era casi mágico; a pesar del frío, corríamos por las calles, a ver los belenes, a la Plaza Mayor de Madrid, donde siempre  encontrábamos figuritas para el nacimiento (como entonces se llamaba), para ponerlo con toda clase de animales. El portal, los pastores, y a lo lejos los Reyes, que todos los días los íbamos acercando. Eran días de ilusión, hormiguillo por dentro; las familias se reunían, abuelos, hijos, padres, tíos y un largo etcétera de chiquillos ilusionados.

 Sí teníamos  ilusión, había comenzado en el “cole”, con un ambiente pre-navideño, concurso de villancicos, y postales o tarjetas de felicitación pintadas por nosotras mismas.

 Era natural, la Cena de Nochebuena y la misa del gallo, y después ¡a ver quien aguantaba más levantado! Las fiestas no se acababan hasta el grandioso día de Reye Era algo que no podemos ya narrar, ¡qué nervios!

 Pero creo que  no deberíamos perder la ILUSIÓN. No me refiero al infantilismo, de entonces, sino a lo que conlleva de ilusión interior. ¿Por qué ahora tanto gastar en la compra?  Estar juntos, no es comer o beber más, es poder decirnos  unos a otros que esta Fiesta de la Navidad no es una pura comercialización o consumismo; o sentirse mal porque ya van faltando seres muy queridos. No. Es la ilusión diaria que supone que Dios se hace Hombre, un niñito, pequeño, un bebé, que necesita de todo lo que conlleva el poder vivir: un padre y una madre. Por lo demás, nosotros como Dios le adoramos ilusionados porque haya venido a nuestro mundo; y le expresamos todo lo que sentimos: alegrías y penas,

       Es ahora que voy siendo mayor cuando la Ilusión se me va convirtiendo en ternura ¿cómo es posible  que exista un Dios tan cercano, que no quiere ser Nada para que nosotros seamos hijos suyos?

     Tenemos palabras, muchas  y rimbombantes, para explicar qué es la Navidad. También somos muy dados a solemnizar las cosas dándoles seriedad, porque eso es lo importante; pero Dios es un bebé ahora en Navidad, y  necesita también de nosotros, como cualquier otro niño. Cada uno sabrá cómo tratamos a ese BEBÉ.

 

 

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Catalina
23 de Diciembre de 2009 a las 11:09

Si, se va perdiendo la ilusion cundo dejamos de ser como niños, y hoy existen muchos niños ancianos,Volvamos a ser niños, confiemos en El, y retomemos la ilusion en las cosas pequeñas y sencillas.

2
María
23 de Diciembre de 2009 a las 18:42

Muy bello, muy real. Ahora descubramos que ese Dios Bebé lo llevamos todos dentro, yo y el que tengo al lado, y como muy bien dices, tratémoslo con ternura, pues "a mí me lo hacéis".
Un abrazo. ¡Felices días!

3
Azucena
27 de Diciembre de 2009 a las 22:31

Si, realmente perdemos la ilusión más cada año en estas épocas, problemas económicos, familiares o de cualquier índole, nos hace desviarnos del verdadero sentido de la Navidad.
Yo este año he decidido que quiero renacer con Jesús, igual que El el dia 24 nació en un pesebre, yo quiero volver a nacer con mi humildad; igual que el nació para dar amor, yo quiero darlo también y aprender a vivir sin rencor; igual que El nació para unirnos, yo quiero mantener a mi familia y amistades en armonia. Lo intentaré aunque se que será muy muy difícil y como leí en algún sitio digo: ¡Ay, si solo pudiera!
Pidámosle que nos oriente y que permanezca a nuestro lado para hacer el bien.
Felices dias.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo